GARABATOS

Hoy alimento mi entrecejo

entre letras y tinta impresa.

Camino entre poetas e ilustres mentes.

Vivo con la esperanza

de que se me pegue algo,

aunque sea un traspiés de ellos.

Pero como ni siquiera me acuerdo

de lo que comí ayer,

subrayo sus palabras

esperando que algún día

me dé por abrir sus pechos de nuevo

y preguntarme

quién coño ha llenado

mi libro de garabatos.

Anuncios